Fidel Castro: El comienzo de una era

Publicado: 3rd diciembre 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba
Etiquetas: , , ,

foto_de_fidel_2Por Maria Isabel Alonso

Cuando en 1960, el gerente del Hotel Shelburne le puso como condición a la delegación cubana de visita a la ONU el pago en efectivo de un depósito para asegurar su estancia en el hotel, Fidel Castro amenazó con acampar en frente a las Naciones Unidas, lo cual por supuesto causó gran revuelo. Pero la solución final al conflicto fue de un impacto mediático aún mayor: alojarse en el modesto Hotel Theresa en Harlem, donde se encontraría con Malcolm X en momento icónico para ambos líderes. Miles de afroamericanos le aclamarían en las calles, en solidaridad con el gesto que venía a visibilizar y reivindicar su causa.

Fidel, el estratega, hizo entonces lo que siempre supo hacer mejor: “convertir el revés en victoria”. Y cuando quisieron callarlo y humillarlo tratándolo como un ciudadano de segunda clase, revirtió el ataque a su favor, ganándose la popularidad y aprobación de las masas, aun en terreno adverso.

Ha muerto Fidel Castro el viernes 25 de noviembre y su muerte parece llegarnos de la misma forma: como una inesperada estrategia de contra-ataque. Cuando el tema de Cuba comenzaba a perder interés y a ser nuevamente invisibilizado en el contexto de unas elecciones ganadas por las tendencias más conservadoras y reaccionarias de EE.UU., Fidel coloca a la Isla de nuevo en el centro de atención internacional; cuando congresistas y senadores (anti)cubano-americanos iniciaban una vez más la recitación de su desgastado mantra de “hay que salir de los Castros” para que haya cambios, Fidel, con su salida final a los 90 años, parece quitar justificación a aquellos que usaron su existencia como pretexto al odio.

Leer el resto de este chiringazo »

Las malas decisiones

Publicado: 19th noviembre 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba
Etiquetas: , ,

Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini

Las noticias que han circulado en las últimas semanas sobre la situación de los restaurantes privados (paladares) en La Habana han alimentado las preocupaciones sobre el compromiso con las decisiones adoptadas en el VI y VII Congresos del Partido Comunista de Cuba. No se hicieron esperar los titulares que anticipaban un abandono de la limitada apertura hacia el sector privado nacional. El repentino reinicio del otorgamiento de nuevas licencias el 23 de octubre puede obedecer a muchas razones, y posiblemente haya pesado mucho la reacción de amplios sectores de la población, incluyendo intelectuales.

Examinemos los hechos. Dos artículos fechados el 19 y 20 de octubre de este año, publicados en Cubadebate y Granma respectivamente, dieron cuenta de un proceso que había empezado por lo menos un mes antes, cuyo eje esencial es la decisión de suspender temporalmente el otorgamiento de nuevas licencias para paladares mientras se realiza una fiscalización profunda de las actividades de los que funcionan actualmente. Se anunció también que en febrero de este mismo año se había hecho una notificación a estas instalaciones relacionada con varios temas, incluyendo el horario de cierre de las mismas. El 7 de noviembre Radio Reloj informó que desde el 24 de octubre se había iniciado otra vez la entrega de nuevas licencias. Leer el resto de este chiringazo »

¿Es Trump tan malo para Cuba?

Publicado: 19th noviembre 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba
Etiquetas: , , , , , ,

portada-de-granma

Por Fernando Ravsberg

La reacción de Cuba ante el triunfo de Donald Trump fue anunciar como primera noticia en el periódico oficial la realización de maniobras militares en todo el país. Se trata de un ejercicio rutinario pero que se anuncia en portada, junto al de la victoria de Donald Trump.

Las Fuerzas Armadas Revolucionaria aseguran que el objetivo es entrenar a los mandos “en la organización del trabajo en interés de elevar la disposición del país para la defensa y la preparación de las tropas y la población para enfrentar las diferentes acciones del enemigo”.

Algunos creen que se trata de una mera coincidencia pero en la política cubana no hay casualidades y nada de lo que se publique en el órgano oficial del Partido Comunista el día después de una elección en los EEUU ve la luz sin la revisión previa de la dirección política. Leer el resto de este chiringazo »

cuba_gente-1-e1469380667632Por Roberto Veiga González
Es la hora, como decía José Martí, de que: “¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.
I
Cuba atraviesa nuevamente una etapa de “crisis agravada”. No obstante, las dificultades nos acompañan desde hace décadas. Esto ha generado, por supuesto, también desde hace tiempo, cierta incertidumbre y, en algunos casos, hasta desesperanza. Sin embargo, ante este lamentable desafío, los cubanos hemos tomado diferentes caminos, entre los cuales se encuentran: combatir el modelo y pretender el establecimiento de uno que lo niegue totalmente, aferrarse a la petrificación del mismo, medrar con las cuotas de beneficios que pueda ofrecer el status quo, ocuparse solo —o sobre todo— de las vidas personales (lo cual puede incluir ciertas lógicas migratorias), e intentar —desde diferentes visiones y posturas— hacer evolucionar el modelo social-cultural-económico-político.
Por su parte, la actual “crisis agravada” ocurre y ocurrirá en una Cuba en circunstancias algo diferentes, tanto para bien como para mal; aunque esta última apreciación podrá estar mediada por diversos prismas, desiguales preferencias y distintas emociones. Ahora la Isla disfruta de un proceso de multilateralización de las relaciones internacionales y de mayor integración mundial, así como de un interés “desproporcionado” de empresarios e instituciones de otra índole (si tenemos en cuenta nuestro real y práctico atractivo socio-económico para quienes “juegan y arriesgan” sus recursos y capacidades), para invertir en el país y participar en su desarrollo. Esto puede colocar a Cuba en un escenario factible para la estabilidad y para nuevas oportunidades, que en algunos casos podrían constituir hasta privilegios muy anhelados por otros países que tienen más que nosotros para ofrecer. Leer el resto de este chiringazo »

Cuba y la prensa

Publicado: 1st octubre 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba, prensa
Etiquetas: , ,
140612133543_cuba_prensa_624x351_getty

Foto: Getty Images

Por Nora Gamez

El reciente despido de jóvenes periodistas y el llamado a la expulsión de un corresponsal extranjero en Cuba, ha avivado en la isla el debate sobre la censura y la libertad de prensa, en medio de un panorama en que por primera vez los medios estatales tienen que competir con medios digitales independientes. El domingo en la mañana, varios medios independientes cubanos tenían en sus portadas la noticia del triste fallecimiento del estelar lanzador cubano José Fernández. La prensa oficial cubana, en cambio, reaccionó como suele hacer en este tipo de casos en los que el centro de la noticia es alguien a quien el gobierno considera “un desertor”: con silencio. Los principales periódicos del país, emisoras de radio o canales de televisión no dieron la información, la que solo fue publicada varias horas después por el sitio digital Cubadebate.

El silencio de la prensa oficial se hizo más evidente precisamente por la limitada pero creciente expansión de la internet en Cuba, que permite leer medios de prensa extranjeros y medios alternativos de información basados en la isla. Estos últimos, si bien no tienen reconocimiento oficial, son, en su mayoría, tolerados por el gobierno. Pero esa tolerancia puede estar llegando a su fin. En agosto, José Ramírez Pantoja, periodista de radio Holguín, fue despedido por publicar en su blog personal las polémicas declaraciones de la subdirectora de Granma sobre posibles protestas en Cuba, durante una reunión de la Unión de Periodistas y Escritores de Cuba (UPEC).

A inicios de septiembre, el periodista Maykel González Vivero—que es un activista LGBT—fue expulsado de Radio Sagua por colaborar con medios como OnCuba y Diario de Cuba. Y la subdirectora de la UPEC, Aixa Hevia, llamó a la expulsión del ex corresponsal de la BBC, el periodista uruguayo Fernando Ravsberg, quien desde su blog Cartas desde Cuba ha dedicado varios textos a los problemas de la prensa en Cuba. “No creo que sea un asunto personal, los extremistas llevan años tratando de frenar el desarrollo del nuevo periodismo que está naciendo, incluso dentro de los medios oficiales”, escribió Ravsberg. “Bloquearon La Joven Cuba, acusan de ‘trabajo enemigo’ a OnCuba y Progreso Semanal y arremeten contra los blogs de periodistas nacionales y extranjeros, sacándolos de las plataformas locales, dejándolos sin trabajo o pidiendo que se les expulse del país”, añadió.

El gremio periodístico, directamente controlado por el Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista, lleva años criticando la censura y clamando por una ley de prensa que les otorgue alguna autonomía y poder de decisión—aún sin cuestionar el modelo político de la isla—pero sus demandas no han sido escuchadas. Pero a diferencia de otros momentos, el lento avance de la internet, ha permitido la proliferación de blogs y medios digitales con una variada orientación editorial y con financiamiento no estatal (becas institucionales, fondos de gobiernos extranjeros o dinero privado).

Uno de ellos, Periodismo de Barrio publicó un editorial en el que directamente cuestionó la posibilidad de un periodismo de servicio público bajo el control del Partido. “No es posible servir, al mismo tiempo, a los intereses de la sociedad y a los intereses del Partido que gobierna el Estado, porque los intereses de ambas partes no siempre se corresponden… Entre prensa y Partido no existe, ni puede existir, una relación basada en igualdad de condiciones. El Partido espera de la prensa sumisión”, señala el editorial. El conflicto, que enfrenta al Partido (y al sector más reaccionario de la prensa oficial) con los medios digitales independientes, parece trascender las diferencias ideológicas pues han recibido ataques blogs y medios cercanos al oficialismo como La Joven Cuba y Progreso Semanal.

Lucha generacional

“’En cierto sentido, esto no es un debate entre ideologías, sino entre la vieja escuela… y la nueva generación de nativos digitales que ven a los medios sociales como un derecho y una herramienta necesaria para la vida en el siglo 21”, señala el profesor y estudioso de Cuba, Ted Henken. Para complicar más el panorama, muchos de los periodistas oficiales mantienen blogs personales o colaboran con los nuevos medios digitales para completar el magro ingreso de los salarios estatales y en busca de mayores libertades editoriales. Una de las primeras medidas del PCC ha sido ejercer presión para que cesen esa relación citando “un conflicto de intereses” pero el fin del periodismo freelance no parece muy cercano en el horizonte. “¿Cuántas veces, en cuántos plenos y congresos colegas nuestros han alertado sobre la necesidad de revertir el alcance limitadísimo del ingreso de los periodistas? Pero el aumento salarial, tanto como la Ley de Prensa y el reordenamiento de los medios de comunicación, ha tardado demasiado.

Mientras aprobamos la llevada y traída ley, mientras se estudie y no se ejecute el aumento salarial, pero sobre todo, mientras las políticas informativas aten el ejercicio del periodismo, nosotros colaboraremos”, escribieron jóvenes periodistas del periódico de Santa Clara, Vanguardia, en una carta de protesta enviada a la UPEC en junio. Los periodistas aclararon que no pretendían “hacer daño a la Revolución” sino construir “una Cuba diversa”. “Y debiera asumirse como una ventaja y no como un peligro que seamos nosotros mismos —jóvenes periodistas formados en las universidades cubanas— los colaboradores de esos medios”, subrayaron en la carta, en la que también aseguran estar bajo vigilancia de la Seguridad del Estado. La misiva ilustra una lucha generacional de fondo. Son en su mayoría jóvenes los impulsores de estos nuevos proyectos y quienes presionan por el acceso masivo a la internet y las redes sociales. También son las principales víctimas de los ataques. “Los debates sobre tecnología son siempre generacionales hasta cierto punto”, señala Henken. Además de las presiones y expulsiones, otras dos estrategias se perfilan para frenar el auge de los medios independientes en la isla. Una es llevarlos al terreno conocido del “enfrentamiento al imperialismo” y vincularlos a supuestos planes subversivos de EEUU.

Granma ha publicado recientemente dos textos donde se despliega esta narrativa. El primero, del bloguero oficialista Iroel Sánchez, los ubica dentro de una nueva estrategia de EEUU para socavar al gobierno cubano mediante la expansión de la internet. “Las instituciones cubanas tienen el derecho legítimo de adoptar las medidas correspondientes ante una práctica periodística tendenciosa marcada por la superficialidad, la descontextualización y la inexactitud, que sirve a la guerra mediática y a los que aspiran a desmontar el socialismo en nuestro país”, escribió el bloguero. Otro artículo, firmado por el agente de la seguridad del Estado Raúl Antonio Capote, califica a quienes trabajan en estos medios digitales (“gente que un día es capaz de escribir en la prensa popular revolucionaria, en Granma, Juventud Rebelde, u otros y al siguiente en la prensa enemiga”) de “mercenarios” y “mensajeros de la restauración del capitalismo”.

La segunda estrategia es lograr que la existencia de medios de comunicación privados sea explícitamente prohibida. Así lo sugirió la subdirectora de Cubadebate, Rosa Myriam Elizalde, en un debate sobre los documentos del VII Congreso del Partido y de nuevo en un reciente artículo. Pero, al final “no se puede tapar el sol con un dedo. A largo plazo, el acceso [a internet] se extenderá y los medios de comunicación cubanos se diversificarán”, opina Henken aunque cree que el gobierno retendrá el control de los contenidos y monopolizará la infraestructura. Los jóvenes que están detrás de Periodismo de Barrio, creen que el desafío es aún mayor y que los cambios en la prensa en Cuba deben ir de la mano con cambios políticos. “No es solo la prensa la que necesita recuperar su credibilidad en Cuba. Todas nuestras instituciones necesitan recuperar su credibilidad. Pero eso no lo lograrán el Partido, el Gobierno y el Estado en la soledad de su poder, o contando nada más que con quienes les obedecen, que es otro tipo de soledad”, continúa el editorial. “Si aspiramos a una nación más justa, no basta con una apertura económica. La apertura debe ser social, política, cultural, informativa, mediática. Y no podemos esperar que caiga del cielo. La sociedad cubana debe continuar ganando, poco a poco, su independencia”, concluye el texto.

Fantasmas y amenazas de la revolución cubana

Publicado: 26th septiembre 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba
Etiquetas: ,

bandera-cuba-revolucion

Tomado de LJC

La mayor amenaza para el proyecto socialista está en sí mismo, lo dijo Fidel en 2005 y pocos prestaron atención, demasiado ocupados en aplaudir. Hoy son pocos quienes advierten sobre el ejército invisible de cubanos que día a día van renunciando a la Revolución. Cada uno de ellos es un fracaso nuestro, por nuestra incapacidad para implicarlos, por las torpezas de algunos y las impotencias de otros sin poder hacer algo al respecto. Así mueren las revoluciones cuando no se hace algo al respecto.

Mientras se conforma este ejército, los nuestros ni siquiera se dan por enterado, preocupados por lo que haría el enemigo con tal reconocimiento. Algunos deciden postergar el problema, negarlo o atacar al mensajero de las malas noticias. ¿Cómo combatir entonces lo que no se quiere ver? ¿Lo que solo se recoge en las encuestas de opinión del pueblo? Y es que el carácter invisible de este ejército no se debe a un camuflaje especial fabricado en la CIA sino a nuestra propia ceguera. Leer el resto de este chiringazo »

El debate equivocado

Publicado: 7th septiembre 2016 por Carlos Alberto Pérez en blogosfera, blogueros cubanos, Cuba, Polémica, prensa
Etiquetas: , , , , , , ,

errorPor Harold Cárdenas Lema

Los últimos días han sido una vergüenza. Tanto hemos luchado por alcanzar espacios de pensamiento en el mundo físico y virtual que nos ayuden a construir un país mejor. Ahora que los vamos logrando, lo empleamos en rencillas y ajustes de cuentas ante un público que se polariza o divierte como en el Coliseo romano.

Si el mejor tema de conversación que tenemos los cubanos es la bandera que abraza un deportista o el derecho a publicar una opinión que de por sí es compartida por la mayoría, muy mal andamos. Podemos convertir las redes sociales, la blogosfera y los medios de prensa en una universidad colectiva donde se coincida y discrepe a fuerza de pensamiento. O podemos promover linchamientos mediáticos que no tardarán en llegar al mundo físico.

En lo personal me parece sana una esfera pública donde se discutan abiertamente asuntos de relevancia nacional, mucho mejor que dejarlo a desconocidos que lo hagan tras puertas cerradas. Pero el actual es el debate equivocado. Y lo que estamos viendo ahora es una radiografía de lo que vendrá en los próximos tiempos. Dicho esto, voy a dar mi opinión sobre varios de estos debates descarriados. De una sola vez y sin ganas de seguir en ello: Leer el resto de este chiringazo »