La escuela, Motembo y el petróleo en Cuba

Publicado: 15th agosto 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba

  
Por Giselle Morales

Tomado de Cuba Profunda

Decir Motembo en Sagua era decir la Siberia, un paraje intrincado y agreste en el que convivían de forma casi tribal los adolescentes de la región cuando les tocaban los 45 días de la llamada escuela al campo.

Decir Motembo era decir entonces móntate en un camión con una maleta de madera, desembarca en medio de la nada para contribuir con la cosecha de cultivos varios y prepárate para que las visitas familiares se repitieran con la frecuencia del cometa Halley.
Por suerte, cuando me tocó a mí, la escuela al campo ya no duraba 45 días sino un mes, y el campamento se había mudado para los Mogotes de Jumagua, prácticamente a un brinco de la ciudad, de modo que la referencia a Motembo quedó como un mito instalado en la memoria afectiva de mis contemporáneos.

“¿Te quejas por 30 días en los mogotes? Tú no sabes lo que es una escuela al campo en Motembo”, solían alardear nuestros padres en franca referencia a la heroicidad de su generación y a la cobardía de la nuestra. Hoy pueden presumir frente a sus nietos —de hecho, algunos lo hacen— con un “tú no sabes lo es una escuela al campo”, a secas.

Y dejé de escuchar las historias de hamacas de saco y de las dietas a base de papa hervida y de todo cuanto tuviera que ver con aquella suerte de espejismo que, para los sagüeros bitongos que fuimos, era Motembo; un sitio del que me había olvidado sin cargo de conciencia alguno hasta que un reporte de prensa me recordó que ocupa un lugar en el mundo. Más bien, un lugar en Cuba, a 80 kilómetros de mi casa.

Que fue precisamente Motembo una de las primeras zonas donde se encontró petróleo en la isla y que allí se mantenían vivitos y coleando algunos yacimientos de gas natural eran realidades que, desdibujadas y enriquecidas por el folclore popular, venían alimentando la leyenda de El Dorado villaclareño.

A la región, no obstante, nadie que yo conozca ha llegado con el jolongo bajo el brazo queriendo emigrar. La gente repite “descubrieron petróleo en Motembo”, pero la frase no provoca una estampida como la del siglo XIX norteamericano, cuando alguien gritaba “descubrieron oro en las montañas”.

Supongo que la reacción de desconcierto llegará primero, cuando la prensa nacional —más que citar a Telesur— consulte a las fuentes cubanas involucradas en el suceso; luego vendrá la fase de avidez, que es como llaman los teóricos a esa desesperación por saber cada detalle, desde el más científico hasta el más doméstico. Supongo que, por último, pudiera aterrizar el debate popular, quizás no tan encarnizadamente en nuestros medios, pero de seguro —y a eso se le puede poner el cuño— enconado como pocos en las esquinas, en las paradas de las guaguas y en las casas, puertas adentro.

Porque petróleo en Cuba y de alta calidad, según la empresa minera australiana MEO que explora el famoso bloque 9; petróleo en Cuba y en cantidades que pudieran superar los 8 billones de barriles es un cuadro surrealista que nadie creyó posible. (Ahora que lo pienso, pudiera quedar obsoleto el estribillo de Habana Abierta: “Menos mal que en Cuba petróleo es lo que no hay”).

Acostumbrado a los barriles de crudo que atragantan las refinerías insulares y a depender de la importación para garantizar la generación eléctrica, el país se enfrentaría ahora a un dilema inédito: ¿qué hacer con semejante hallazgo? ¿Cómo conseguir que termine oxigenando la economía nacional y no agarrándola por el cuello?

Preguntas como estas, sin embargo, no le pasan por la cabeza a mi tío, un mediotiempo revencú que, de espaldas por completo a los asuntos de la web y de la wifi, se niega a aceptar que hayan descubierto petróleo a un suspiro del pueblo.

“Mira que eres ilusa, muchachita. ¿Tú crees que si eso fuera así no hubiera salido ya por el periódico y por el noticiero?”, me dice con una lógica tan avasalladora como ingenua y a mí no me queda más remedio que responderle con un “es verdad, Gera”, mientras lo imagino doblado en el surco y durmiendo en literas de saco en aquellos días heroicos de la escuela al campo en Motembo.

Cómo sería  la unificación monetaria?

Publicado: 2nd julio 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba

  
Tomado de Segunda CitaLa reciente rebaja de precios en las tiendas que operan en Pesos Cubanos Convertibles (CUC), unido al aumento de salarios en Pesos Cubanos (CUP) ya aplicados en sectores económicos priorizados, devela parte importante de la política del Gobierno Revolucionario con vistas a lograr la unidad monetaria y cambiaria en nuestro país: bajar precios minoristas y aumentar salarios en CUP.

En la continuación de esta política se abren varias alternativas, en lo que hay que analizar también el efecto social que conllevarían, teniendo en cuenta que se ha proclamado, correctamente, no aplicar la llamada “terapia de choque”, de funestas consecuencias para el pueblo. [more]

Una de las variantes de solución podría seguir los pasos siguientes:

– suprimir la circulación en CUC en un solo día –el “día D”-, tanto en la población como entre las personas jurídicas, lo que se facilita, en el caso de la población, por el hecho de que todos los productos que se ofertan en CUC también exhiben los precios en CUP;

– convertir ese mismo día, automáticamente, los depósitos bancarios en CUC de la población por la cantidad de CUP que resulte al aplicar la tasa 1CUC = 24 CUP, que identificamos como “la tasa del día D”;

– el mismo procedimiento bancario se realizaría con las personas jurídicas, respetando las diferentes tasas de cambio existentes en el momento de la eliminación del CUC de la circulación y aplicando la “tasa del día D” establecida en cada caso -las cuales son varias-: de 1 CUC = 1 CUP; 1 CUC = 5 CUP; 1 CUC = 10 CUP, etc.

– se establecería un período suficientemente largo (por ejemplo, dos años) para cambiar los CUC en manos de las personas naturales y jurídicas que circulan fuera del banco en el momento de retirar esa moneda de la circulación, aplicando, en cada caso, la misma “tasa del día D”;

– con estas decisiones se logra que toda la población y todos los actores económicos realicen sus operaciones solamente en CUP a las tasas de cambio que en cada caso correspondía en el “día D”, alcanzándose, en ese momento, la unidad monetaria que tanto se reclama;

– el problema pasaría, entonces, a lograr la unidad cambiaria del CUP con las distintas divisas internacionales mediante un proceso en el cual se vinculara el valor del CUP a una sola divisa o a una canasta de varias de ellas;

– a partir de aquí, la unificación cambiaria pudiera alcanzarse programando el acercamiento paulatino de las múltiples tasas existentes del CUP con las divisas internacionales en el “día D”, hasta alcanzar una misma tasa para todos (tanto para personas jurídicas como naturales);

– en el caso de la población, la modificación de la tasa fortalecería el CUP, hoy devaluado, y en el caso de las personas jurídicas, se debilitaría el CUP, hoy sobrevaluado en ese sector.

Está claro que la solución así lograda de la unidad monetaria y cambiaria no resolvería los problemas económicos y financieros que enfrentamos; pero crearía las condiciones para que los ciudadanos y los actores económicos se orienten mejor en el entramado económico, comercial, financiero y bancario cubano, así como elevaría la calidad del registro contable y de las estadísticas nacionales.

 La Habana, 29 junio 2016

La ironía del día: “Hay, pero…”

Publicado: 9th junio 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba

Aunque suene irónico, a veces a las cosas no se les puede dar su debido uso, aun cuando así sea su naturaleza. Es lo que conocemos los cubanos como: “Hay pero no te toca…”

Mala experiencia…  

La foto del día: Mercado de palomas

Publicado: 7th junio 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba

 Aquí les dejo esta interesante fotografía donada a “La Chiringa de Cuba” por mi amigo Alain L. Gutierrez @alainmenox.

Que les parece???  

Lo que se sabe no se pregunta

Publicado: 27th mayo 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba
Etiquetas: ,

Por Aurelio Pedroso en Progreso Semanal

Como chiste, y de muy mal gusto, te despiertan para preguntar oficialmente si el salario alcanza para vivir.

El timbre sonó con delicadeza pero también con la suficiente insistencia como para levantarme de una merecida siesta de sábado. Y aunque ya se sabe que la interrupción de esa tradición importada de España y no de África, por lo general nos cambia el carácter hacia ciertos niveles de acidez, no fue ese el caso.

Una joven africana ataviada con su bata de futura médica, estudiante de segundo año de Medicina y amparada por el policlínico docente donde realiza parte de sus estudios, extrae del bolso un cuestionario tan minucioso que traspasa los límites e intereses que pueda tener un ministerio encargado de velar por la salud ciudadana.

Hubo que pormenorizarle la cantidad de equipos electrodomésticos existentes en el hogar y a qué se dedicaba cada uno de sus integrantes, al igual que las dimensiones del hogar en lo que a cantidades de dormitorios se refiere. Y otras cosas más por el estilo. Leer el resto de este chiringazo »

Una Cuba inclusiva siempre será más fuerte

Publicado: 20th mayo 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba
Etiquetas:

Paladar "La Casa". Foto: Raquel Pérez Díaz

Para nadie es un secreto que Washington está apartándose lentamente de sus antiguos socios de la disidencia y apostando por los cuentapropistas, cooperativistas y empresarios cubanos, nacidos al amparo de las reformas encabezadas por el Presidente Raúl Castro.

Las ventajas de estos sobre la disidencia tradicional son enormes, están integrados en la sociedad, sus compatriotas los consideran personas de éxito, poseen recursos financieros propios por lo que no hay que mantenerlos y el agua en la que nadan es la economía de mercado.

Incluso tienen contradicciones con el modelo social imperante en la isla, el cual les amarra las manos con una burocracia ineficiente, a cargo de funcionarios siempre lentos para tomar decisiones, algunos corruptos y muchos temerosos de perder el cargo.

Leer el resto de este chiringazo »

Médicos cubanos: “honrar, honra”

Publicado: 22nd abril 2016 por Carlos Alberto Pérez en Cuba, medicina
Etiquetas: , , ,

Por Fernando Ravsberg 

Foto: Raquel Pérez Díaz
Mochila al hombro recorren selvas, suben montañas, caminan desiertos, atraviesan ríos y todo lo que haya que atravesar para llegar hasta los desamparados, hasta los que nunca han visto un médico, hasta los que se mueren de “viejitos” o porque “Dios lo quiso así”.

Con sus armas de destrucción masiva arrasan gérmenes y virus, demostrando que no es la voluntad de Dios sino la pobreza y la marginación lo que mata. Para atenderse con estos médicos no hace falta plata, por eso los aman los desposeídos y por eso mismo los odian los “doctores”.
Leer el resto de este chiringazo »